5 objeciones al renting de equipos (y porqué debe repensarlas)

Son varias las objeciones al renting de equipos. Se dice que es una modalidad más cara, que involucra complejidad y ofrece menos ventajas con respecto a la compra tradicional al contado o a crédito. Desmitifiquemos entonces estos y otros prejuicios.

 

Muchas PME todavía están muy enfocadas en la compra de equipos, sin explorar otras opciones como el renting. Esto tiene que ver, sin duda, con la falta de conocimiento, pero también pude ocurrir que haya objeciones al renting de equipos solamente porque se les ha transmitido un prejuicio equivocado.  Si esto le suena familiar, entonces es el momento de repensar su opinión sobre el renting.

De hecho, el arrendamiento de equipos constituye una oportunidad perfecta para mantener su flujo de caja en buen estado. En vez de gastar una gran parte de la liquidez de su empresa en la compra de equipos y en la actualización de la tecnología, puede hacerlo simplemente arrendando los equipos a cambio de un pago mensual. De esta forma, logrará mantener su flujo de caja intacto e incluso aumentar los niveles de modernización y productividad de su empresa.

Mantenga su flujo de caja intacto y aumente los niveles de modernización y productividad de su empresa.

 

5 objeciones al renting desmitificadas

Identificamos las principales objeciones al renting de equipos. En caso de que aún comparta alguno(s) de estos puntos de vista, piense una vez más si realmente cree en eso.

 

1. «Quiero evitar costes con intereses.»

¿Quién dijo que el renting de equipos acarrea algún tipo de interés? Al contrario del crédito bancario, que sí se encuentra asociado a tasas y comisiones muy variadas, el renting no solo no tiene cualesquiera intereses sino que también ofrece ventajas fiscales.   Se trata, en verdad, de una sencilla operación de arrendamiento operativo que no requiere cualquier entrada inicial, que se traduce en una única y sencilla renta fija mensual fácil de planificar y 100% deducible fiscalmente en lo que respecta al IVA y IRC.

 

2. “Tengo una línea de crédito disponible con intereses bajos.”

No lo dudamos, pero será un caso raro considerando que gran parte de las PYME tienen dificultades en el acceso al crédito. Además, muchas veces, este crédito solo se otorga al quedar asociado a garantías personales.  Esto no solo cierra por completo la puerta a nuevas necesidades de financiación que puedan devenir de algún imprevisto, pero también deja a la gestión en una situación delicada en caso de eventual incumplimiento.

 

3. «El renting es un proceso demasiado complejo.»

El renting es, sin duda, un proceso cada vez más sencillo.  Por ejemplo, en Liqui.do basta completar un formulario para iniciar la simulación. Una vez efectuado el pedido, recibirá un mensaje al correo electrónico indicando el cantidad máxima aprobada y, entonces, puede continuar con el contrato de renting, sin cualquier burocracia o complicación.  Consulte la guía de renting de equipos para PYME y compruebe toda la simplicidad y eficacia del proceso.

 

4. “El renting es más caro.»

Nada de eso, todo lo contrario.  Muchas PME que argumentan esto solo comparan el valor de la compra del equipo frente al monto de las rentas y esto es incorrecto.  Para una justa comparación, deben incluir en el cálculo el coste que deben asumir al tener un servicio parado por falta de equipo. En la práctica, el valor de la formación necesaria para trabajar con el equipo, los intereses pagados por el crédito bancario e incluso el precio de la actualización del equipo cuando sea obsoleto y comprometa el funcionamiento de la empresa

 

5. “Si compro el equipo, es mío».

Tenemos, efectivamente, una cultura de la propiedad que a veces nos nubla el pensamiento. Despréndase de estas ataduras y vea cómo el uso lucrativo del equipo con el renting no solamente le dará derecho a utilizarlo como si fuese suyo, sino que también a amortiguar el costo impositivo.  Esto sería imposible si el equipo fuese considerado un activo, ya que la empresa estaría obligada a asumir el inherente coste de propiedad que ni siquiera una factura de venta podría mínimamente amortiguar, mucho menos cubrir.

 

Renting: una solución a tener en cuenta siempre

En el moderno mundo de los negocios, el flujo de caja es rey. Es un componente fundamental de las organizaciones, incluso vital para su supervivencia. Liquidez es sinónimo de salud financiera, y cuanto mayor es una más robusta será la otra.

El dinero tiene, efectivamente, un costo de oportunidad y el flujo de caja dictará la supervivencia y progresión de las organizaciones.

De esta forma, y considerando que la adquisición de activos puede poner en peligro la buena salud financiera de una organización, por malgastar una importante parte de la liquidez durante un período de tiempo que nunca estará por debajo del medio plazo, y aceptando que la liquidez actualmente disponible deberá utilizarse en operaciones del día a día de la empresa y salvaguardando su futuro, es fundamental percibir que el dinero tiene, efectivamente, un coste de oportunidad. Es necesario, no solo analizar muy bien dónde se gasta cada céntimo, así como también la rentabilidad de todo y cualquier inversión.

Y es en este escenario, cada vez más común en el tejido empresarial, que surge el renting como opción que, en muchos casos, puede traer más ventajas frente a la compra.  Es fundamental que las PME conozcan el renting y sepan que pueden, siempre, considerar esta modalidad de la mano de asociados de confianza.

Proyecto a proyecto, Liqui.do puede apoyar a su empresa aclarando dudas y señalando caminos. Nuestra principal prioridad es ayudar a que su negocio crezca. Realice una simulación del valor financiado y descubra cómo el arrendamiento de equipos puede ayudar a que el flujo de caja de su empresa respire salud y a que su negocio prospere.