Renting de equipo hospitalario

La solución para equipar su unidad de salud sin perder la liquidez.

Haga una simulación

Reciba una propuesta en cuestión de minutos. Sencillo.

Si es médico, gerente hospitalario o desarrolla su actividad profesional en el sector de la salud sabe, ciertamente, el desafío que significa gestionar un presupuesto anual, marcado por reglas restrictivas y muchas veces ciegas a las necesidades reales de las especialidades. Optar por el renting de equipo hospitalario puede ser una opción para eludir todas estas restricciones. Pero, ¿conoce todas las ventajas?

Existen innumerables beneficios estratégicos y operativos si opta por el renting de equipos hospitalarios; una de las principales plusvalías es la posibilidad de acceder a la innovación tecnológica sin la necesidad de una inversión inicial, permitiendo disponer de una oferta diferenciadora con respecto a otras unidades de salud.

A través de esta guía, queremos ayudarlo a decidir si esta es una opción ventajosa para usted. Le daremos recomendaciones y consejos sobre esta práctica cada vez más común en hospitales, centros de salud, clínicas y centros de fisioterapia, entre otras instituciones del mismo sector.

    ¿A quién está destinado el renting de equipo hospitalario?

    El renting de este tipo de equipo está destinado no sólo a hospitales, sino también a clínicas, centros de salud, unidades de cuidados continuos, así como a todos los negocios que necesiten equipo médico específico para el desarrollo de su actividad.

     

    ¿Puede alquilarse el equipo completo mediante el renting?

    Es posible realizar un renting de larga duración (12 a 72 meses) de prácticamente todo el equipo hospitalario, dependiendo de la necesidad específica de cada unidad de salud.

    El renting no es exclusivo de los equipos de mayor tamaño y que requieren mayor inversión, aunque puede ser bastante ventajoso en este escenario. Hay material hospitalario tan común como mesas portátiles, camillas para desplazamiento de pacientes, sillones ajustable o proyectores de optometría que pueden alquilarse mediante el renting de larga duración.

     

    ¿Cómo funciona la entrega y el retiro del equipo?

    Desarrollar una actividad en el área de salud no es simple. Conseguir proveedores que cumplan los plazos de entrega y que salvaguarden la gestión del equipo al final del contrato, tampoco.

    Con el renting de larga duración de equipos hospitalarios esto no sucede, ya que estas cuestiones se definen al inicio del contrato.

     

    ¿Qué cosas se deben considerar antes de realizar el renting de equipos hospitalarios?

    Cualquier profesional del sector de la salud conoce las restricciones presupuestarias a las que esta área está sujeta y las limitaciones asociadas al desbloqueo de fondos. Por este motivo, antes de avanzar con el renting de equipos existen cuestiones que deben ser examinadas:

    • ¿Cuáles son las necesidades inmediatas de la clínica o del hospital?
    • ¿Cuál es el retorno monetario que se obtendrá con el equipo?
    • ¿Cuál es el ciclo de vida del equipo? Es decir, ¿cuánto tiempo pasará hasta que tenga que ser reemplazado?
    • ¿Necesitará de asistencia o mantenimiento constante?
    • ¿Conseguirá mantener la liquidez financiera de su empresa al pagar el equipo del que dispondrá?
    • ¿Cuáles son las ventajas fiscales de las que puede beneficiarse si elige el renting de equipo hospitalario?

    Antes de avanzar con la propuesta de renting, es importante que conozca la respuesta a estas preguntas. También debe conocer el valor que podrá financiar para su unidad de salud. Complete el formulario y conozca el importe aprobado para su empresa y luego realice una simulación.

     

    Realizar una simulación

    Renting vs. compra en el sector de la salud

    Cada vez más gerentes del sector de la salud analizan la cuestión de comprar o alquilar equipo médico antes de avanzar con la adquisición del mismo. Antes de tomar una decisión, se debe hacer un estudio de las necesidades y examinar las ventajas y desventajas de ambas opciones. Como gerente debe tener siempre en cuenta que no existen respuestas universales y que cada sector tiene sus propios desafíos.

     

    Ventajas del renting:

    • Las cuotas del renting se perciben a nivel fiscal como un costo del ejercicio de la actividad, por lo que se contabilizan como “rentas y alquileres”. De este modo, la amortización acompañará el flujo financiero de la empresa a lo largo del contrato.
    • Debido a que los equipos adquiridos a través del renting no se contabilizan como activos fijos, a nivel de la estructura de balance de la empresa, no hay ninguna deuda en la columna del pasivo.
    • Permite una mejora considerable en la autonomía financiera, aumentando el flujo de caja disponible mensualmente.
    • Evita el consumo de las líneas de crédito bancarias.
    • A largo plazo mejora la eficiencia de la unidad de salud, gracias a que existe la posibilidad de acordar contractualmente el cambio de equipos por su versión más moderna al final del contrato.

     

    Desventajas del renting:

    • En el sector público, pueden existir cambios en el Presupuesto de Estado que afecten la cantidad disponible asignada a este tipo de contratos.
    • El plazo del contrato de renting debe definirse de acuerdo con las necesidades y el uso que se dará al equipo.
    • En el caso de optar por cuotas indexadas, podría existir una variación anual del valor de la cuota. Por este motivo, debe prestar atención a esta cláusula en la negociación del contrato para no ser sorprendido más tarde.
    • Podrían existir en el contrato cláusulas que limiten el número de usos del equipo, algo que no sucede con la compra.

     

    ¿Quiere saber si el renting es la opción indicada para su negocio? Haga clic en el siguiente botón, complete el formulario con los datos de su unidad de salud y reciba un correo electrónico con el límite aprobado y el plazo máximo para gestionar el contrato de renting. ¡Imposible que sea más fácil!

     

    Realizar simulación

     

    ¿EL RENTING VALE LA PENA?

    Imagine el escenario: el lunes por la tarde le informan que al día siguiente un paciente será transferido a su clínica de cuidados continuos. Este paciente necesita equipo específico; sin embargo usted no cuenta en el establecimiento con ningún equipo que permita satisfacer las necesidades inmediatas del paciente que ingresará al día siguiente.

    ¿Intentará comprar el equipo? ¿Será posible realizar ese proceso en tan poco tiempo? ¿O avanzará con el renting, que implica una decisión de minutos y con entrega en pocas horas?

    ¿Quiere conocer las condiciones de su consulta? Introduzca los datos de su empresa y conozca el límite máximo aprobado.

     

    Realizar simulación

     

    Antes de elegir el renting…

    Realice un análisis del capital disponible

    ¿Utilizará el dinero que tiene disponible para esa compra? ¿O tendrá que pedir un préstamo bancario y pagar el valor en cuotas, con intereses?

    El renting es sinónimo de cuotas fijas, sin intereses ni anticipos. También tiene la ventaja de la aprobación en minutos, para luego rápidamente continuar con el proceso.

    También es importante tener en cuenta cuánto será el retorno monetario que ese equipo traerá a largo plazo. ¿El equipo suplirá una necesidad inmediata o será una fuente de rendimiento a largo plazo para la unidad de salud que gestiona?

     

    Conozca los incentivos fiscales

    Cuando se habla de la adquisición de un equipo indispensable para el funcionamiento de una especialidad médica, el valor de la compra inmediata puede fácilmente ascender a los miles de euros.

    Los médicos y gerentes hospitalarios, por desconocimiento, analizan únicamente si existe disponibilidad financiera para la compra y avanzan con el pago en su totalidad, sin evaluar otras opciones existentes.

    A nivel fiscal, el renting se considera un coste de actividad. De esta forma, permite deducir las cuotas mensuales, que pasan a ser consideradas gastos operativos y podrán ser deducidas en el impuesto de Sociedades o IRPF, por lo tanto, sujetas al impuesto de sello. El IVA es normalmente deducible o tiene un menor impacto en los fondos, ya que su pago se distribuye durante por la duración del contrato, incluido en cada una de las prestaciones mensuales.

     

    ¿A quién pertenece el equipo?

    Durante el período en que transcurre el renting, el equipo es propiedad del arrendador y no de la clínica o del hospital, ya que esta modalidad funciona como un alquiler de larga duración.

    Al finalizar el contrato, será posible negociar la adquisición del equipo por el valor justo de mercado o negociar un nuevo contrato, con equipo médico más reciente y tecnológicamente más evolucionado.

     

    Vida útil de la tecnología

    La tecnología médica está, afortunadamente, en constante evolución. Esto significa que después de algún tiempo la misma se volverá obsoleta, por lo tanto el mantenimiento que necesite puede resultar significativo.

    El equipo médico que compre hoy estará desactualizado dentro de 3 o 4 años. En este sentido, al optar por la compra estará limitando la evolución del modelo de negocio, disponiendo sólo de determinados equipos hospitalarios hasta que cuente con fondos una vez más; de esta manera se quedará fuera de la competencia con aquellas unidades de salud más avanzadas.

     

    Escoja el proveedor adecuado

    La elección del proveedor del equipo médico a alquilar es algo que debe ser analizado al detalle. Más que un simple proveedor debe ser un verdadero socio de negocio, ya que será el responsable del mantenimiento del equipo, siempre que sea necesario.

    Será con el proveedor con quien deba definir niveles de servicio y asegurar su cumplimiento.

     

    Flexibilidad

    Por último, pero no menos importante, uno de los puntos a tener en cuenta al examinar la posibilidad de asignar sus recursos financieros al renting de equipo hospitalario es la flexibilidad.

    Mientras que la compra se concreta por norma con pago inmediato, el renting permite el pago diferido de forma que corresponda al capital que la clínica u hospital tiene disponible. Esta flexibilidad permitirá disponer de mayor liquidez para solucionar situaciones imprevistas y que necesiten una resolución inmediata.

    En el renting, al contrario de lo que ocurre en la financiación, no existe anticipo, pudiendo asignar esa suma de dinero a otras áreas o mantenerla en la caja para contar con mayor liquidez.

     

    ¿Cómo concretar un contrato de renting de equipo hospitalario?

    El proceso de renting de equipo hospitalario es muy simple. Comience por identificar el equipo que necesita. En nuestro simulador, indique el número de identificación fiscal de su unidad de salud. Recibirá en su correo electrónico la información del límite y plazo aprobado para que avance con el renting.

    Simple, ¿verdad?

    Realizar aquí una simulación

    Luego bastará con que concluya la simulación de las cuotas mensuales y presente la propuesta de renting a su proveedor de equipo hospitalario. Firme el contrato digital y dentro de pocos días el equipo será entregado e instalado en la dirección indicada.

    cuidados de la salud más avanzados:
    equipos adecuados para cuidar de los pacientes

    realizar simulación